lunes, 6 de febrero de 2017

Cande… no me obligues a hacer un backtest !! (…el regreso de Menganito)

En el trading, disponer de una receta (estrategia infalible) no garantiza el éxito a largo plazo.

Posiblemente alguno de vosotros recuerde las “Historias de Menganito, futuro expeculador de los mercados”,  que escribí hace unos años.
He conocido personalmente o he entrevistado a cientos de traders (unos profesionales y muchos otros en ciernes), y  guiado el entrenamiento como traders de muchos de ellos, por eso se que algunas de las peripecias de Menganito, y muchas de sus ideas sobre el trading, son compartidas por una mayoría de aficionados al trading.
Retomar las historias de Menganito, me servirá en estos posts como ejemplo no personalizado, para comentar las dificultades más comunes de quienes se entrevistan conmigo.

Por motivos que aún no ha querido explicarme, Menganito parece ser que dejó de trabajar en aquel Jechfan en el que le vimos durante su estancia en Gualestrit (Distrito financiero de Porriños).
Después de verse con las dificultades de volver a ser otro trader independiente más, y de nuevo,  incapaz de obtener buenos resultados a largo plazo, acudió a verme.

En el pasado, Menganito sólo llegó a entrevistarse conmigo una vez, cuando todavía estaba en esa fase en la que se suele creer que para forrarse con el trading, sólo hay que dar con esa estrategia maravillosa que acierte siempre (por supuesto, gratis y sin que a nadie se le ocurra mencionar las palabras “backtest”, “esfuerzo”, “entrenamiento”, “disciplina”, etc), por lo que siguió peleándose sin éxito con el “estroplástico” y las “bandas de sinver” durante unos años más.

En esta segunda ocasión, Menganito venía con mucha mochila, pero pensó que era mejor hacer borrón y cuenta nueva y empezar de cero.
Se dió una nueva oportunidad, y se apuntó a un curso en el que yo colaboraba hablando de las trampas de los profesionales, como analizar el volumen y el flujo de órdenes, como analizar y desarrollar estrategias, y teniendo reuniones individuales con los alumnos para ayudarles a preparar un sistema de trabajo personalizado.

Aunque se podría decir que Menganito tenía una cierta experiencia, no por ello había perdido algunas de sus viejas ideas… lo que él buscaba haciendo el curso, era exclusivamente aprender una estrategia ganadora, y que no le comieran mucho el coco con el resto del temario.
Tras varios meses de clases, la parte teórica del curso (en la que descubrió muchas cosas que desconocía sobre el funcionamiento del mercado) acabó, y llegó el momento de ir a lo práctico… cómo sacar tajada de lo aprendido uno mismo (muy diferente, y algo más rentable, que ver lo bien que lo hacen los demás)

Empezaron las tutorías individuales, y Menganito ni siquiera pidió cita.
<< Para qué voy a perder el tiempo haciendo un Back Test o una estadística,  y todo lo que ha comentado Cande en el último bloque del curso, si yo me pongo mañana a operar y mientras gano pasta, aprendo >>
Tras un mes de “aprender mientras gano”, Menganito miró el balance del broker, y pidió cita para las tutorías.

Éste tipo de tutorías van enfocadas a iniciar el proceso de construir un sistema personalizado de trabajo para cada  trader. Empezamos por analizar las posibilidades de la estrategia elegida,  pero en manos del propio alumno, no de quien la creó (al fin y al cabo, quien va a operar en el futuro con su propio dinero,  va a ser él,  no su profesor/es)
Después de analizar los resultados de una amplia  muestra, comprobamos qué parámetros o herramientas son importantes para que la estrategia funcione, diseñamos una gestión que se adapte al trader en particular y que saque el mayor rendimiento de esa estrategia, y si los plazos se cumplen correctamente, diseñamos una pauta de entrenamiento para que el trader se convierta en un experto en su estrategia y sea capaz de ejecutarla siendo fiel a su propio plan de trading

Pero volvamos a Menganito y sus andanzas…
A petición mía, en la primera tutoría Menganito hizo un breve resumen de su larga andadura en busca del santo grial del trading, y reconoció a regañadientes algunos de los vicios operativos que le habían impedido el éxito (esto último, más que salir de él espontáneamente, lo cantó después de ser sometido a unas cuantas descargas eléctricas en ciertas partes de su anatomía y a varias dosis de Pentotal Sódico y a un largo interrogatorio).
Después, pasó a describirme la estrategia con la que quería trabajar, tan psicodélica como era de esperar de Menganito, dicho sea de paso.
Había adquirido muchos conceptos nuevos (después de haber vuelto atrás y repasado deprisa y a salto de mata, los videos de las clases a las que no quiso acudir por ser “sólo teoría y no ir al grano con estrategias ganadoras”).
Pero al no haber asistido en directo a esa clases y tenido ocasión de preguntar dudas, y debido a la velocidad a la que vió esos videos,  su comprensión sobre esos nuevos conceptos se podía coger con pinzas…
Continuará….

No hay comentarios: